Publicidad

Bases de la alimentación canina

Publicado el 22.01.2016 por para ePerros.com
Alimentación Artículos Cuidados Noticias

Los seres humanos somos animales omnívoros, es decir, nuestro sistema digestivo es capaz de digerir material vegeta y tejido animal, sin embargo, los perros (y también los gatos) son animales carnívoros, por lo que su alimentación se basa en carne, ya que no están diseñados para digerir material vegetal de manera eficiente.

Los perros son carnívoros facultativos, es decir, son rastreadores de comida; por el contrario, los gatos son carnívoros obligados, por lo que deben comer carne para sobrevivir. Pero los perros, como carnívoros, como buscadores de comida, pueden sobrevivir con material vegetal, pero no pueden nutrirse sólo a base de eso para crecer vigorosamente.

Los animales carnívoros necesitan del consumo de carne para el funcionamiento óptimo de su organismo. Los carnívoros que llevan una alimentación basada en productos de origen vegetal no tendrán una vida muy saludable ni muy larga, y padecerán enfermedades degenerativas a lo largo de su existencia.

Algunas especies animales pueden soportar una alimentación biológicamente inapropiada, no obstante, hay especies muy delicadas que si son forzadas a consumir alimentos que se encuentren fuera de su nutrición evolutiva pueden morir en cuestión de días.

Los perros y gatos son animales bastante resistentes: pueden sufrir de un gran abuso alimenticio y sobrevivir, no obstante, sus organismos irán degenerando con el paso del tiempo. Que estas mascotas puedan soportar un abuso nutricional no significa que sea correcto proporcionarles una alimentación inapropiada para su especie.

Alimentación canina

La boca de un carnívoro

Los perros tienen dientes específicamente diseñados para rasgar, triturar y esquilar la carne de los huesos: sus molares son puntiagudos, en lugar de ser planos, por lo que no están diseñados para triturar materia vegetal.

Los perros también unos músculos maseteros muy fuertes, así como los músculos del cuello, que les ayudan a destrozar y consumir sus presas. Sus mandíbulas se abren ampliamente para poder agarrar a sus presas y masticar trozos grandes de carne y huesos y únicamente se mueven de abajo hacia arriba, lo cual indica su diseño específico para la trituración.

Además, ni los perros ni los gatos producen celulasa en su saliva, enzima necesaria para empezar a descomponer las duras paredes de las células vegetales, por lo que no pueden empezar a descomponer carbohidratos y almidones en su alimentación.

El sistema digestivo de un carnívoro

El estómago de un animal carnívoro es pequeño, de diseño simple y muy ácido, que mueve los alimentos rápidamente y lidia con los patógenos hallados en carne fresca.

La materia vegetal necesita un largo tiempo de descomposición en el tracto gastrointestinal, lo cual requiere de un sistema digestivo con un diseño más complejo y un tamaño más grande que el de los perros y los gatos.

Además, los carnívoros no mastican demasiado, de hecho los lobos y otros caninos tienden a “atragantarse”, al desgarrar trozos de carne fresca y engullirlos lo más rápido posible.

Los vegetales enteros, semillas y granos tienden a salir enteros en los excrementos caninos, tal y como los tragaron, ya que su estómago no está preparado para descomponerlos, por lo que viajan a través del tracto gastrointestinal intactos y salen por el otro extremo como residuos sin digerir.

Debido a la ausencia de celulasa en el sistema digestivo canino, su páncreas (que está diseñado para producir gran cantidad de lipasa y proteasa, enzimas que procesan las grasas y proteínas) tiene que trabajar en demasía para producir la amilasa suficiente para combatir el exceso de material vegetal, por lo que, con el tiempo, llevar una dieta a base de materia 100% vegetal puede dañar su páncreas.

Los perros y gatos, domésticos y silvestres, ocasionalmente consumen pasto. Los coyotes y lobos, además, consumen grandes cantidades de bayas y material vegetal de temporada, especialmente cuando no tienen comida. Pero su consumo vegetal no es constante y, por lo general, supone menos del 20% de su alimentación, pudiendo el páncreas lidiar con esta cantidad mínima de vegetales sin problemas.

Para más inri, los perros y gatos tampoco producen las cepas bacterianas intestinales para descomponer la celulosa y el almidón, por lo que su capacidad digestivo para utilizar la materia vegetal como fuente de energía es muy limitada.

La pequeña cantidad de vegetales que consumen perros y gatos, de manera natural, funciona perfectamente como fuente de fibra, fitonutrientes y antioxidantes, pero no es una fuente de energía aprovechable.

El paladar de un carnívoro

El sabor del alimento vegetariano para mascotas no suele ser agradable para ellas, por lo que este tipo de alimentación viene bien sazonada con potenciadores de sabor para que se las coman.

Hay productos de digestión con sabor a carne, producidos con subproductos animales que pueden ser rociados sobre las croquetas vegetarianas, por lo que aunque el alimento para mascotas sea vegano, generalmente, su capa superior no lo es. Estas capas superiores no añaden ningún valor nutricional, simplemente son un atractivo para que el animal consuma un alimento biológicamente inapropiado.

Investigadores demuestran que los perros se han adaptado para procesar almidón de manera obligada

Muchas personas tienen asumido que como los perros no son carnívoros estrictos (como los gatos),  pueden llevarlos a asumir una alimentación vegetariana e incluso una alimentación vegana, lo cual es un tremendo error.

El hecho de que los perros se apañen para mantenerse con vida a base de alimentación vegetariana no les convierte en omnívoros, como los denomina mucha gente.

Investigadores han demostrado que si los perros son alimentados a base de granos durante mucho tiempo, con el tiempo desarrollan la capacidad de procesar una pequeña cantidad de almidón, lo cual da lugar a una adaptación evolutiva. La aparición de estas adaptaciones es bueno, ya que si una especie no se adapta a los cambios ambientales de su alrededor, muchos individuos mueren, hasta producirse su extinción, pero esta adaptación no significa que una alimentación vegana sea una fuente de nutrición biológicamente apropiada.

Escrito por Natalia C



Publicidad
Agrega un comentario que puede aportar a este tema, recuerde siempre expresarse con propiedad, evite los errores ortográficos, por medidas de seguridad todos los comentarios son moderados antes de que aparezca en este sitio web.

Deja un comentario

veinte − dieciocho =