Publicidad

Consejos para bañar a tu perro

Publicado el 17.02.2016 por para ePerros.com
Artículos Cuidados

Como ya sabemos, una de las pautas de la higiene canina es el baño. No existen normas generales sobre la frecuencia con la que se a de bañar a un perro. La acumulación de suciedad en el pelo del perro viene determinada por la calidad, la textura y la longitud de éste, así como el estilo de vida y las actividades que realice.

Si tienes un perro con pelaje que requiere especiales cuidados, puedes consultar a criadores y peluqueros profesionales, así como a tu veterinario de confianza, acerca de las pautas de higiene específicas que necesita.

Cómo bañar a un perro

¿Por qué debes bañar a tu perro?

La principal razón para bañar a un perro es quitar la suciedad acumulada, restos y olores, pero también sirve para facilitar la eliminación del pelo sobrante en la época de muda y para mejorar la apariencia de su pelaje.

No es necesario el baño rutinario para la salud del perro, de hecho el baño con demasiada frecuencia puede eliminar el brillo natural del pelaje y volverlo seco y áspero. La mayoría de los perros sólo necesitan un cepillado regular, que mantendrá su piel y pelaje en buen estado y ayuda a eliminar la necesidad de baños reiterados.

Pasos a seguir antes de bañar a tu perro

Lo ideal es darle un cepillado al perro antes de bañarlo para quitar todos los enredos, ya que mojados serán más difíciles de manejar.

Es importante tener un champú que sea bien tolerado por la piel de tu perro. El pH de la piel canina es neutro (oscila entre 7 y 7.4). La mayoría de champús que utilizamos nosotros son ácidos y pueden dañar la piel de nuestro perro. Debemos observar la reacción de la piel de nuestro perro cada vez que usemos un champú diferente.

No deben utilizarse nunca tintes de pelo humano, agentes colorantes o desinfectantes domésticos par ala higiene de nuestro perro pues podrían dañarlos seriamente, llegando, en ocasiones, a causarles la muerte.

Lugar para bañar a tu perro

En días soleados y cálidos puedes bañar a tu perro en el exterior, pero si no lo ideal es que el baño se produzca en interior, en una bañera o palangana si tu perro es pequeño. Para evitar que el perro se resbale sirve una alfombrilla de goma en la parte inferior de la bañera o la palangana.

El baño perfecto para tu perro

El baño perfecto

Es importante que a tu perro no le entre agua en los oídos para evitar infecciones, por lo que si tu perro es muy inquieto o tú no tienes mucha maña, es aconsejable taponar sus oídos con algodón.

Debemos utilizar agua tibia, puedes añadirla a la bañera antes de meter a tu perro o ir añadiéndola poco a poco con tu perro ya dentro, debes observar con qué se siente más cómodo.

Para lavar su rostro puedes utilizar un paño húmedo, también servirá para lavar la cara interior de sus orejas.

Lo siguiente es mojar al perro completamente con agua tibia. En ocasiones, según el pelo, es necesario enterrar la boquilla de la alcachofa en su pelo para llegar a la piel. Después se echa el champú a mano por zonas, para enjabonar todo su cuerpo. Si se encuentra muy sucio lo ideal es enjuagar un poco y volver a enjabonar.

El aclarado es muy importante, pues no debe quedar ningún resto de champú en el cuerpo de tu perro, incluido el hueco entre los dedos de las pezuñas. Los restos de jabón dejan el pelo pegajoso y opaco y pueden causar dermatitis de contacto en la piel.

Si quieres que el pelo de tu perro quede más suave puedes utilizar suavizante de pelo para perros, pero no utilices otros productos  que puedan dañar su pelaje como vinagre, blanqueadores, suavizante de la ropa o limón.

Tras terminar el enjuague, intenta quitar a mano tanta agua como puedas del cuerpo de tu perro, después deja que el perro se sacuda y sécalo con toallas. Para animar a que tu perro se sacuda puedes soplar suavemente en su oído.

El proceso de secado puede completarse con secador. Existen secadores caninos muy eficaces su se utilizan según sus instrucciones. Si no dispones de un secador de pelo para perros puedes utilizar uno de persona, pero nunca a alta temperatura y separándolo de su piel para no quemarle. Si tu perro se asusta por el ruido del secador no le fuerces.

Si hace frío mantén a tu perro en el interior hasta que se seque para evitar que coja frío.

Y ya está: perro limpio y contento.

Escrito por Natalia C



Publicidad
Agrega un comentario que puede aportar a este tema, recuerde siempre expresarse con propiedad, evite los errores ortográficos, por medidas de seguridad todos los comentarios son moderados antes de que aparezca en este sitio web.

Deja un comentario

Trece − 6 =