¿Por qué se pelean los perros? ¿Cómo evitarlo?

Publicado el 28.11.2015 por para ePerros.com
Adiestramiento Artículos Cuidados

Publicidad

De vez en cuando pueden aparecer problemas entre perros, dando lugar a peleas y reyertas no deseadas, en las que uno de ellos, o ambos, pueden salir dañados, a veces de forma grave.

La competencia entre especies es la justificación natural de la agresión. Forma parte de la supervivencia del individuo a la hora de obtener alimento, proteger su territorio y conseguir pareja.

Cómo evitar peleas de perro

Las reyertas incluyen amenazas, agresiones y defensa, también una serie de expresiones corporales que manifiestan su estado emocional. Los problemas pueden ir dirigidos hacia otros perros y otras especies, incluyendo al ser humano.

La agresión se dirige hacia otros individuos, persiguiendo la lesión o la destrucción de un objeto o animal, intentando dañarlo o limitarlo.

Influencias y motivos por los que se pelean los perros

Las peleas están influenciadas por una serie de factores que pueden ser congénitos o pueden aparecer durante el desarrollo del perro:

  • Genética: la carga genética es propia de cada especie y, dentro de ella, propia de cada individuo. Hay factores genéticos que influyen en el carácter dominante de cada ser.
  • Factores hormonales: las hormonas dan lugar al estado fisiológico de cada individuo, que influyen sobre el estado de ánimo, el ciclo biológico y la presencia de determinadas patologías.
  • Estado de ánimo: influye en el nivel de excitación, la ansiedad, o el estrés del perro.
  • Estímulos ambientales: hay sonidos o movimientos que ponen en alerta al animal.
  • Aprendizaje: la experiencia de cada individuo también influye en el comportamiento y en la forma de afrontar diversas situaciones.

Los motivos por los que se pelean los perros pueden ser muy diversos, y cada uno de ellos tiene unas características propias que, conociendo las diferencias, nos ayudan a controlar el conflicto.

Consejos para evitar el comportamiento agresivo canino

Para evitar conflictos, lo mejor es seguir una serie de pautas a la hora de elegir compañero:

  • Elige raza, sexo y tamaño apropiados a la familia con quien vivirá y su ambiente.
  • Selecciona un animal que no procesa de padres con problemas de agresividad.
  • Demuestra quién es el jefe de la manada en la época de desarrollo del perro, no dejes que muestre dominancia sobre ti.
  • Buena educación y entrenamiento. Debe impedirse cualquier tipo de comportamiento agresivo o amenaza.
  • Evita el juego duro. Los juegos pueden incrementar la excitación e incitan a la competitividad, la dominancia, la rivalidad y la agresión, también puede aumentar la tendencia a morder.
  • Cualquier tipo de entrenamiento debe comenzarse pasadas las ocho semanas de edad.
  • Evita los entrenamientos sin ningún tipo de fundamento, pues pueden conducir a un aprendizaje pobre, frustración y problemas de conducta que serán complicados de solucionar.
  • Dedica 10 minutos diarios a llevar a cabo ejercicios de obediencia y entrenamiento con correa. Esto además de mejorar la obediencia en el perro, mejorará la confianza entre vosotros y fortalecerá el vínculo.

Y recuerda, nunca incites a tu perro a pelear o a morder.

Escrito por Natalia C



Publicidad
Artículos relacionados sobre mascotas
Agrega un comentario que puede aportar a este tema, recuerde siempre expresarse con propiedad, evite los errores ortográficos, por medidas de seguridad todos los comentarios son moderados antes de que aparezca en este sitio web.

Deja un comentario

seis + 7 =