El síndrome vestibular en perros

Publicado el 26.09.2015 por para ePerros.com
Artículos Enfermedades de perros Vídeo

Publicidad

El síndrome vestibular es un conjunto de signos que avisan de la existencia de alguna anomalía en el sistema vestibular de nuestra mascota.

Síndrome vestibular en perros

El sistema vestibular está compuesto por el oído interno, el nervio vestíbulo coclear (que lo conecta con el sistema nervioso central), algunas zonas del sistema nervioso central (como el núcleo vestibular y el tracto medio anterior y posterior) y los músculos del globo ocular.

Todos los componentes del sistema vestibular están conectados para que el animal pueda moverse y orientarse con total libertad, de esta forma, el sistema vestibular proporciona equilibrio al perro, manteniendo una posición correcta del cuerpo y permitiendo que su cabeza, tronco, extremidades y ojos mantengan la armonía para que al realizar cualquier acción siempre haya una compensación del movimiento que evite la pérdida de equilibrio.

Cuando un perro, o cualquier mascota, tiene una patología relacionada con el sistema vestibular se plasma en su equilibrio y movimientos. Este síndrome afecta a mamíferos y es común en perros y gatos.

Síntomas del síndrome vestibular

Los síntomas del síndrome vestibular son fáciles de identificar y pueden aparecer repentinamente o ir presentándose a lo largo del tiempo.

Los síntomas que puede presentar nuestra mascota son los siguientes:

  • Cabeza torcida o caída hacia un lado.
  • Caminar en círculos, en ocasiones sin control y chocándose contra todo.
  • Incapacidad para caminar derecho.
  • Caídas frecuentes, especialmente estando parado.
  • Nistagmos o movimientos oculares involuntarios.
  • Náuseas y vómitos, por mareo a causa de la desorientación.
  • Pérdida de apetito.

Es recomendable llevar al veterinario a nuestra mascota al veterinario al mínimo signo de que padezca esta patología.

síndrome vestibular canino

Causas del síndrome vestibular

El síndrome vestibular puede ser de tipo central o periférico, dependiendo del área afectada. En el caso de ser central, existe un daño en el sistema nervioso central, se trata de una patología más grave pero menos común. En el caso del periférico lo se encuentra dañado alguno de los nervios que conecta el oído interno al sistema nervioso, y es más frecuente.

Las causas del síndrome vestibular son variadas. Algunas veces se desconocen, sobre todo cuando ocurre en perros ancianos (a partir de los 9 años en perros grandes y 12 años en perros pequeños), y en cuyo caso se trata de síndrome vestibular geriátrico. En otras ocasiones, afecta a cachorros, siendo una afección congénita (de nacimiento), en estos casos los individuos tienen una vida más normalizada por adaptación.

La complicación de enfermedades, como el moquillo o la toxoplasmosis, hemorragias internas o tumores pueden derivar en sindrome vestibular que afecta al sistema nervioso central, aunque suele ser poco frecuente.

Una otitis mal tratada o no cogida a tiempo es la causa más común del síndrome vestibular.

Tratamiento del síndrome vestibular

El tratamiento del síndrome vestibular depende de la causa: si se trata de una inflamación o infección, los signos desaparecerán al tratar dicha condición desencadenante. En ocasiones no se puede tratar el síndrome en sí, pero sí se pueden administrar medicamentos que alivien los síntomas, como fármacos para mareos y náuseas. Asimismo los síntomas pueden desaparecer espontáneamente a las pocas semanas si se trata de una lesión periférica y la medicación ayuda a que el animal se encuentre mejor mientras lo padece.

En los casos más graves es probable que la patología no desaparezca y sea necesario el tratamiento de por vida, incluyendo medicamentos para paliar los síntomas y la adquisición de nuevos hábitos de vida, ya que en ocasiones el ladeo de la cabeza no desaparece.

El pronóstico es diferente en cada mascota debido a variedad de causas que pueden desencadenar el síndrome vestibular, por lo que es necesario acudir rápidamente al veterinario.

Mantener una buena higiene de las orejas de nuestra mascota y evitar que les entre agua en los oídos es esencial para evitar que desarrolle infecciones de oído u otitis.

Vídeo sobre el síndrome vestibular

Escrito por Natalia C



Publicidad
Artículos relacionados sobre mascotas
Agrega un comentario que puede aportar a este tema, recuerde siempre expresarse con propiedad, evite los errores ortográficos, por medidas de seguridad todos los comentarios son moderados antes de que aparezca en este sitio web.

Deja un comentario

1 × dos =