Necesidades afectivas caninas

Publicado el 14.10.2015 por para ePerros.com
Artículos Cuidados

Publicidad

Actualmente, todo el mundo tiene asumido que las mascotas tienen unas necesidades básicas: alimento y agua, ejercicio, lugar para descansar y asistencia veterinaria. Sin embargo, la idea no es que el animal se limite sólo a sobrevivir, sino que tenga calidad de vida, sea feliz y aporte momentos que endulcen nuestra vida.

Las necesidades afectivas de un perro
No es suficiente con satisfacer sus necesidades materiales para que el perro tenga unas buenas condiciones de vida, también es necesario satisfacer sus necesidades afectivas y sociales. Los perros necesitan ejercitar su mente, relacionarse con otros seres vivos y también cariño y comprensión.
Conocer la raza del perro o a sus antepasados nos puede ayudar a comprender las necesidades afectivas de nuestra mascota. Gran parte de la conducta canina es debida a su genética. La conducta típica de una raza puede ser modificada en el perro, pero la única manera de hacerlo es mediante la canalización de sus instintos para darles una salida razonable e incluso útil, nunca intentar reprimirlos o extinguirlos.
Si, por ejemplo, nuestro compañero es un perro pastor, es lógico que persiga a ciclistas o corredores, intentando que no se descarríen, lo adecuado es idear un juego en el que el perro “trabaje” y encauce esa energía.

 Inteligencia canina

Los perros no están capacitados para entender los conceptos de malo y bueno, pero son capaces de adaptar su conducta a nuestras reacciones, aunque no pueden compartir nuestra escala de valores ni el por qué de nuestro juicio sobre sus actos. No obstante, en ocasiones, inducen a la confusión poniendo cara de culpabilidad en el momento en que se les pilla in fraganti, pero en realidad no entienden nuestras razones.
Mucha gente asume que el perro sabe que ha hecho mal, por sus gestos, pero la realidad es que la culpabilidad es una emoción puramente humana y esas muecas únicamente expresan sumisión: el perro se muestra sumiso para intentar protegerse del enojo del amo. Echar las orejas hacia atrás, agacharse, bajar la cola y dirigirse lenta y discretamente hacia su zona de confort, es lo más sensato que puede hacer cuando su dueño se muestra encrespado de forma repentina e inexplicable.

Sensibilidad canina

No está claro que los perros vivan las emociones de forma igual a los humanos, pero sí es cierto que son emotivos: se les puede provocar agresividad y enfado, alegría y excitación y, también, experimentan estrés y frustración.
El lenguaje canino es muy diferente al humano. Algunas personas piensan que sus perros son idiotas porque no pueden entender tan siquiera unas palabras básicas, pero en realidad la culpa es de esas personas, que no saben enseñárselas, lo cual denota un grave problema de comunicación.
Las habilidades mentales caninas son distintas a las humanas y no tiene sentido comparar su inteligencia con la nuestra, pues tienen una naturaleza completamente diferente.
Es probable que la inteligencia canina sea tan relativa como la belleza y puede que para el perro la sensibilidad emocional sea tan esencial como su inteligencia. Al fin de cuentas podemos preguntarnos si es más inteligente el perro que obedece a su amo y acude a que le ponga la correa para volver a casa o el que pasa de él y disfruta corriendo y olisqueando un poco más por el parque.

Dependencia canina

  • Un perro no puede comunicar que se siente mal o está enfermo, su amo debe atender su aspecto y conducta para reconocer los síntomas y brindarle asistencia veterinaria.
  • Los canes dependen emocionalmente de las relaciones sociales, necesitan compañía, contacto físico y momentos de diversión.
  • Determinados perros desarrollan una dependencia enfermiza con respecto a sus dueños y, cuando se quedan solos en casa, ensucian o rompen objetos que no les han sido otorgados a ellos. Esto no se trata de una travesura o venganza, sino que es debido a que se sienten perturbados y no lo pueden controlar.
  • Si dos perros conviven en el mismo lugar, hay que acostumbrarlos a mantenerse separados en algunos momentos, para evitar una excesiva dependencia mutua.
Escrito por Natalia C



Publicidad
Artículos relacionados sobre mascotas
Agrega un comentario que puede aportar a este tema, recuerde siempre expresarse con propiedad, evite los errores ortográficos, por medidas de seguridad todos los comentarios son moderados antes de que aparezca en este sitio web.

Deja un comentario

tres × 2 =