La mejor forma de pasar el día con fiebre

La madre del pequeño Carter le había dejado en el salón viendo los dibujos tranquilo porque tenía fiebre, cuando se fue un momento del salón y volvío se encontró una sorpresa: su perro adoptado hace sólo un año, Toby, estaba cuidando de Carter. 

Encontró a hijo y mascota en el sofá, muy a gusto los dos, mientras Toby abrazaba apaciblemente a Carter, que estaba malito y también muy cómodo con su amigo acurrucándolo.

Sin duda una escena muy conmovedora que demuestra que nuestras mascotas también se precupan por nosotros.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 20 =