Su amigo muere y él le echa de menos

A pesar de que el dicho llevarse como el perro y el gato indica llevarse mal, sabemos que no siempre es verdad y seguro que muchos conocemos varios ejemplos de ello.

El siguiente caso es una muestra de que los perros y los gatos pueden llevarse bien, incluso muy bien.

Cuando Scout, un pequeño gatito, fue llevado a su nueva casa, tenía sólo cinco semanas de vida. Aún necesitaba leche y el calor materno.

charlie-scout-1

Pero Charlie, el perro de la casa, paciente y protector, se hizo cargo del pequeño Scout.


charli-scout-2

 

Gato y perro dormían en compañía, usando una cama para los dos.

charlie-scout-3

 

También comían juntos, incluso Charlie le daba la comida Scout con mucho cuidado.

charlie-scout-4

 

Con el paso del tiempo Scout fue creciendo y Charlie envejeciendo.

 

El gato y el perro eran realmente buenos amigos, pasaban tiempo juntos por voluntad propia y no porque nadie les obligara.

charlie-scout-5

 

Pero entonces todo cambió cuando al bueno de Charlie le detectaron un cáncer que se extendió por todo su cuerpo.

charlie-scout-6


El perro luchó con todas sus fuerzas contra su enfermedad hasta que ya no pudo resistir. Entonces Charlie falleció y Scout se quedó sin su amigo. Al ver al gato tan apático y triste, su dueño decidió poner un pequeño portátil con una foto de Charlie en la cama donde dormían juntos.

charlie-scout-7

Entonces Scout no dejaba de mirar la foto de su amigo y durmió durante semanas sobre el ordenador.

charlie-scout-8

El gato no dejaba de mirar a su amigo en la foto y no se separaba de él… Una historia realmente conmovedora.

charlie-scout-9

Fuente
Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × tres =