Bases de la alimentación canina: Todo sobre la comida que deben comer los perros

Los seres humanos somos animales omnívoros, es decir, nuestro sistema digestivo es capaz de digerir material vegeta y tejido animal, sin embargo, los perros (y también los gatos) son animales carnívoros, por lo que su alimentación principal se basa en carne, ya que no están diseñados para digerir material vegetal de manera eficiente. Hoy analizamos varios puntos a tener en cuenta para poder llevar a cabo una alimentación para perros completa y que no ponga en riesgo la salud de nuestros queridos compañeros.

¿Perros carnívoros u omnívoros?

Los perros son carnívoros facultativos, es decir, son rastreadores de comida; por el contrario, los gatos son carnívoros obligados, por lo que deben comer carne para sobrevivir. Pero los perros, como carnívoros, como buscadores de comida, pueden sobrevivir con material vegetal, pero no pueden nutrirse sólo a base de eso para crecer vigorosamente.

Los animales carnívoros necesitan del consumo de carne para el funcionamiento óptimo de su organismo. Los carnívoros que llevan una alimentación basada en productos de origen vegetal no tendrán una vida muy saludable ni muy larga, y padecerán enfermedades degenerativas a lo largo de su existencia.

Algunas especies animales pueden soportar una alimentación biológicamente inapropiada, no obstante, hay especies muy delicadas que si son forzadas a consumir alimentos que se encuentren fuera de su nutrición evolutiva pueden morir en cuestión de días.

Los perros y gatos son animales bastante resistentes: pueden sufrir de un gran abuso alimenticio y sobrevivir, no obstante, sus organismos irán degenerando con el paso del tiempo. Que estas mascotas puedan soportar un abuso nutricional no significa que sea correcto proporcionarles una alimentación inapropiada para su especie.


Alimentación canina - Todo sobre la alimentación para perros

La boca del perro

Los perros tienen dientes específicamente diseñados para rasgar, triturar y esquilar la carne de los huesos: sus molares son puntiagudos, en lugar de ser planos, por lo que no están diseñados para triturar materia vegetal.

Los perros también unos músculos maseteros muy fuertes, así como los músculos del cuello, que les ayudan a destrozar y consumir sus presas. Sus mandíbulas se abren ampliamente para poder agarrar a sus presas y masticar trozos grandes de carne y huesos y únicamente se mueven de abajo hacia arriba, lo cual indica su diseño específico para la trituración.

Además, ni los perros ni los gatos producen celulasa en su saliva, enzima necesaria para empezar a descomponer las duras paredes de las células vegetales, por lo que no pueden empezar a descomponer carbohidratos y almidones en su alimentación.

El sistema digestivo del perro

El estómago de un animal carnívoro es pequeño, de diseño simple y muy ácido, que mueve los alimentos rápidamente y lidia con los patógenos hallados en carne fresca.

La materia vegetal necesita un largo tiempo de descomposición en el tracto gastrointestinal, lo cual requiere de un sistema digestivo con un diseño más complejo y un tamaño más grande que el de los perros y los gatos.

Además, los carnívoros no mastican demasiado, de hecho los lobos y otros caninos tienden a «atragantarse», al desgarrar trozos de carne fresca y engullirlos lo más rápido posible.

Los vegetales enteros, semillas y granos tienden a salir enteros en los excrementos caninos, tal y como los tragaron, ya que su estómago no está preparado para descomponerlos, por lo que viajan a través del tracto gastrointestinal intactos y salen por el otro extremo como residuos sin digerir.

Debido a la ausencia de celulasa en el sistema digestivo canino, su páncreas (que está diseñado para producir gran cantidad de lipasa y proteasa, enzimas que procesan las grasas y proteínas) tiene que trabajar en demasía para producir la amilasa suficiente para combatir el exceso de material vegetal, por lo que, con el tiempo, llevar una dieta a base de materia 100% vegetal puede dañar su páncreas.

Los perros y gatos, domésticos y silvestres, ocasionalmente consumen pasto. Los coyotes y lobos, además, consumen grandes cantidades de bayas y material vegetal de temporada, especialmente cuando no tienen comida. Pero su consumo vegetal no es constante y, por lo general, supone menos del 20% de su alimentación, pudiendo el páncreas lidiar con esta cantidad mínima de vegetales sin problemas.


Para más inri, los perros y gatos tampoco producen las cepas bacterianas intestinales para descomponer la celulosa y el almidón, por lo que su capacidad digestivo para utilizar la materia vegetal como fuente de energía es muy limitada.

La pequeña cantidad de vegetales que consumen perros y gatos, de manera natural, funciona perfectamente como fuente de fibra, fitonutrientes y antioxidantes, pero no es una fuente de energía aprovechable.

Comida casera para perros

Cuando tratamos a nuestras mascotas como a miembros de nuestra familia, una de las grandes dudas es si la comida casera es una alternativa saludable y beneficiosa para nuestros perros, o por el contrarío es más recomendable la comida preparada, preocupándonos la falta de nutrientes o los posibles agentes contaminantes que este tipo de alimentación pueda tener.

En líneas generales, el alimento comercial para perros es seguro y cumple con todos los requisitos nutricionales, que son distintos a los de la comida para humanos. Para preparar una comida saludable y casera que le den a tu mascota la nutrición necesaria, se debe investigar cuáles son las necesidades nutricionales de tu mascota, y según su edad peso y hasta raza, hacer una combinación de carne, verduras y almidón que las satisfaga.

Beneficios de la comida casera para nuestros perros

Por esta razón, los beneficios de la comida casera para nuestros perros son muchos, además de sencillo, práctico, y  una forma efectiva de vigilar los ingredientes de su dieta, así como una buena forma de ahorrar dinero. La preparación de los platos no tiene por qué ser demasiado laboriosa ni quitarte mucho tiempo. El puré de verduras (15 minutos), bocaditos de atún (12 minutos), arroz con pollo y zanahorias (14 minutos), huevos revueltos con algún ingrediente adicional (9 minutos), incluso unos macarrones (13 minutos) son recetas ricas rápidas, saludables y nutritivas para alimentar al mejor amigo del hombre como a un miembro de la familia.

Debes tomar en cuanta siempre estar bajo la vigilancia del veterinario, por si en alguna ocasión las preparaciones caseras que tu cocinas no son las más idóneas para tu perro, teniendo en cuenta el aporte calórico, nutricional o si le cae bien o no. Cada animal, como ocurre con las personas, es único, y por lo general el alimento que le sienta bien a uno de determinado tamaño puede sentarle mal a otro de un tamaño distinto. Recuerda siempre consultar con tu veterinario cuales son los alimentos que que pueden comer los perros.

Por lo tanto, si has optado por la comida para perros preparada en casa, prescindiendo de la alimentación comercial preparada, es importante que pasada unas semanas hagas una visitas a tu veterinario de confianza, y así asegurarte que esta comida casera se adecua a las necesidades de tu perro, o por el contrario es necesario hacer alguna modificación, siguiendo siempre sus sabios consejos.

Alimentación casera y de calidad para nuestros perros

Recuerda que el consumo de agua es sumamente importante en los perros. Mantener un envase grande y limpio con agua fresca que se cambie a diario será el complemento para que los beneficios de la comida casera para perros sean óptimos.

Recetas caseras para perros

Hay muchas recetas caseras para perros que podrás realizar en casa de una manera fácil, sencilla y rápida sin ser un gran chef de cocina, como:

El arroz con pollo y zanahorias cocidas

Es muy fácil. Tendrás que cocer el arroz sin sal en una olla con abundante agua hirviendo, dejando que se cocine hasta que el grano esté completamente tierno. (Mucho más blando que para nosotros) Con cocerlo 5 minutos más del tiempo recomendado, será suficiente. Al arroz escurrido, añádele tiras de pollo cocido desmenuzadas y daditos de zanahoria cocida. Todo sin sal. ¡Será una gran mezcla que tu perro agradecerá!

La sopa de verduras y pollo

Simplemente en un poquito de agua, cuece 20 minutos, varias verduras picadas, como la zanahoria, el calabacín, las espinacas o acelgas. Agrega trocitos de pollo. No eches sal y cuando todo esté bien hecho, dales esta nutritiva sopa. ¡La amarán!

Las galletas de pollo

Tan sólo mezcla con un cuenco de harina, unos trozos de pollo previamente salteados o cocidos sin sal ni condimentos. Ve añadiendo agua, hasta que se forme una pasta lista para moldear y amasar. Haz un bollito y deja reposar 15 minutos. Extiende una masa de al menos 1 cm y medio. Corta galletitas con la ayuda de un cortapastas. Hornea a 200º al menos 12-15 minutos y deja enfriar. Son geniales ¡como snack!

Las galletas de atún y huevo

Haz una pasta de atun sin aceite y huevo, y coloca cucharadas en una bandeja de horno, previamente untada con mantequilla o un pelín de aceite. Cocina al menos 10-15 minutos a 200º y retira. Son ideales también como aperitivos y golosinas 😉

Ingredientes del arroz con pollo y zanahorias

  • 6 tazas de agua
  • 450 gramos de carne de pollo en trocitos (sin huesos)
  • 2 tazas de arroz
  • 1 zanahoria en trozos

La preparación de esta receta no puede ser más facil. Colocar en una olla grande las 6 tazas de agua, la carne de pollo en trocitos (muchísimo cuidado con no incluir trozos con huesos, peligrosísimo para nuestros perros), la zanahoria, y el arroz. En cuanto el arroz esté en su punto, echar una pizca de sal, retirar del fuego, dejar enfriar y tendremos un riquísimo plato casero de arroz con pollo y zanahorias, una delicia para nuestro amigo.

Cómo podéis ver darle comida casera a nuestros perros es mucho más sencillo de lo que te pensabas, y además de proporcionarle tu perro una alimentación mucho más controlada, sabiendo lo que comen, te lo agradecerán al degustar deliciosas recetas caseras sabrosas. Consulta con tu veterinario de confianza que tipo de alimentos son buenos o más beneficiosos para la salud de tu perro y anímate a intercalar en la alimentación de tu mascota comida casera con el típico pienso, proporcionando a tu perro un menú más variado y pudiendo aportarle nutrientes y vitaminas de la que los piensos o comidas industriales carecen.

Alimentación vegana en perros

Muchas personas tienen asumido que como los perros no son carnívoros estrictos (como los gatos),  pueden llevarlos a asumir una alimentación vegetariana e incluso una alimentación vegana, lo cual es un tremendo error.

El hecho de que los perros se apañen para mantenerse con vida a base de alimentación vegetariana no les convierte en omnívoros, como los denomina mucha gente.

Investigadores han demostrado que si los perros son alimentados a base de granos durante mucho tiempo, con el tiempo desarrollan la capacidad de procesar una pequeña cantidad de almidón, lo cual da lugar a una adaptación evolutiva. La aparición de estas adaptaciones es bueno, ya que si una especie no se adapta a los cambios ambientales de su alrededor, muchos individuos mueren, hasta producirse su extinción, pero esta adaptación no significa que una alimentación vegana sea una fuente de nutrición biológicamente apropiada.

Puntos negativos de una dieta para perros vegana

Hay un gran problema que debes conocer, antes de sucumbir a la moda de la dieta vegana para perros y es que:

  • El sabor de piensos creados con productos vegetales podría ser menor al de los piensos con productos cárnicos. Y podrían tener menos palatabilidad.
  • Podría ser necesario (por eso) agregarles más aditivos, aromatizantes y conservantes.
  • Si no contiene las vitaminas necesarias y los nutrientes que el organismo del perro necesita sería un alimento incompatible con su naturaleza (recuerda que los perros también pueden desarrollar falta de hierro)
  • El precio de los piensos veganos es más caro.
  • Consumo inadecuado de cantidad de proteína total.
  • Desequilibrio en la cantidad de ciertos aminoácidos, como la taurina y la l-carnitina.
  • Desequilibrio en la cantidad y el tipo de ácidos grasos esenciales.
  • Deficiencia en vitaminas y minerales (vitaminas B, calcio, fósforo y hierro).

El sabor del alimento vegetariano para mascotas no suele ser agradable para ellas, por lo que este tipo de alimentación viene bien sazonada con potenciadores de sabor para que se las coman.

Hay productos de digestión con sabor a carne, producidos con subproductos animales que pueden ser rociados sobre las croquetas vegetarianas, por lo que aunque el alimento para mascotas sea vegano, generalmente, su capa superior no lo es. Estas capas superiores no añaden ningún valor nutricional, simplemente son un atractivo para que el animal consuma un alimento biológicamente inapropiado.

Una dieta con falta de nutrientes puede afectar a la salud de nuestros perros

Por ahora, las marcas de pienso vegano se afanan en decir, que de este modo se mejorará la salud de muchos animales, evitando los subproductos de origen animal (como pueden ser las pieles y también los restos de animales que ya no se utilizan en mataderos), contribuyendo también a la salud del animal evitando la ingesta de antibióticos y también los componentes de las vacunas que les inyectan a los animales, de los cuales después está hecho el pienso.

Aunque todavía es pronto para contrastar toda la información y saber qué pasará, es cierto que aplicar una dieta vegana a un perro, requerirá de más controles veterinarios, algo que no muchas personas podrán hacer, para asegurar que sus mascotas se mantienen en un excelente estado de salud. Por ahora, si lees esto, para evitar disgustos, consulta con tu veterinario y podrás así hacer lo que sea mejor para tu buen amigo. Algo que es lo que todos deseamos. ¡Qué vivan y por mucho tiempo con nosotros! 

Alimentación en las perras preñadas

Las perras preñadas necesitan ciertos cuidados para asegurarnos de que tanto ellas, como sus cachorros, están sanos. Una de las claves es la alimentación durante el tiempo de gestación.

Durante los primeros días de embarazo, la nutrición no varía, pero a medida que avanza el desarrollo fetal, las necesidades alimentarias de la perra varían.

La alimentación de la hembra preñada

La alimentación de la hembra preñada es importante para aportar, tanto a la madre como a los futuros cachorros, la energía y nutrientes precisos.

El embarazo canino dura entre 63 y 67 días. Ésta es una etapa muy exigente para la perra, su cuerpo experimenta importantes cambios para adaptarse a los cachorros que crecen en su vientre y que requieren alimento, recibido a través de la placenta. Por esto, es importante alimentar a la perra embarazada correctamente para que la gestación ocurra de manera saludable.

Una hembra embarazada necesita proteínas extra y gran cantidad de energía. Es recomendable utilizar comida de cachorros durante la etapa de gestación, ya que tiene muchas proteínas y energía para la perra y sus cachorros. Además, la alimentación con comida para cachorros debería extenderse a la etapa de lactancia.

Alimentación durante las primeras semanas de gestación

Los cambios en el cuerpo de la hembra gestante no son aún visibles durante las dos primeras semanas. Su alimentación ha de ser la habitual, en función de su raza y tamaño. También debe mantener su actividad física normal, con sus paseos y sus juegos.

Los síntomas suelen aparecer antes: las hembras caninas también padecen malestar por el embarazo. Para evitar las náuseas lo ideal es proporcionarle pequeñas raciones de comida, dosificadas a lo largo del día, para prevenir que pierdan las ganas de comer.

A medida que el embarazo avanza debe aumentar la cantidad de alimento

El desarrollo de los cachorros se acelera a partir de la quinta semana de gestación, por lo que la necesidad de incrementar la ingesta de nutrientes aumenta.

Por cada cuatro cachorros gestados, la perra debe incrementar un 5% la ingesta de alimento cada semana, aumentando al ritmo que lo hacen los pequeños cachorros. De manera que en la novena semana de embarazo, la perra requerirá una cuarta parte más de lo que comía antes del embarazo.

En la fase final del embarazo disminuye el apetito

 En el vientre materno los cachorros no paran de crecer y ocupar cada vez más espacio, por lo que la perra perderá el apetito notablemente. Conviene ofrecer frecuentemente pequeñas raciones de comida a la madre.
Aunque la perra no quiera comer, debemos dejar siempre comida y agua fresca a su disposición.
Alimentación de perras preñadas, recomendaciones y cuidados

Medicamentos y suplementos para la perras preñadas 

Antes de la sexta semana de gestación no son recomendables los suplementos nutricionales y vitamínicos. Un aporte desmesurado y repentino de estos complementos podría causar un crecimiento anormal de los embriones y su crecimiento exagerado, poniendo en peligro a la madre en el momento del parto.

Los medicamentos deben ser evitados durante todo el embarazo salvo receta expresa del veterinario, ya que podrían provocar problemas congénitos en los cachorros.

Cuidado con el peso de la perra preñada

La placenta constituye la mayor parte del peso que gana una perra preñada. Los cachorros engordan sin descanso dentro del vientre materno, explicando el resto de kilos que coge la perra durante el embarazo. El embarazo puede favorecer que un anormal sobrepeso pueda pasar desapercibido.

La obesidad en una hembra preñada puede causar problemas durante la gestación y el parto, por lo que es conveniente vigilar su peso durante todo el proceso. Es importante aumentar los controles de peso y apuntar los datos regularmente. En caso de encontrar alguna anomalía o exageración, se debe consultar cuanto antes con el veterinario.

Consejos clave a recordar para la alimentación de la perra preñada

  • La alimentación de la hembra preñada debe ser la habitual durante las dos primeras semanas de gestación.
  • Al comenzar las náuseas, conviene darle a la perra pequeñas dosis de comida, repartiéndolas a lo largo del día.
  • Los suplementos vitamínicos y nutricionales no son recomendables hasta la sexta semana de gestación.
  • Los medicamentos deben ser evitados durante todo el embarazo de la perra.
  • En caso de aparecer problemas, se ha de acudir inmediatamente al veterinario.

Alimentos que no pueden comer los perros

Durante todo esta guía sobre la alimentación canina hemos insistido mucho en que por muy domesticados que tengamos a estos maravillosos animales, no podemos caer en el error de querer humanizarles con la misma comida que consumimos diariamente. Existen muchos alimentos que son buenos para perros y humanos, pero hay otros muchos que comemos a diario que a nuestros perros les pueden ocasionar graves trastornos digestivos, por lo que podríamos considerarlos como alimentos tóxicos para perros. A continuación enumeramos varios de los alimentos prohibidos para perros que debemos excluir de cualquier tipo de dieta o premio, haciendo especial mención en carnes con huesos, sobre todo los de pollo, que pueden ser mortales si se le astillan. Otro tipo de alimentos como los dulces o el chocolate a pesar de que no les afecten de inmediato, son perjudiciales para su salud a la larga, por lo que evita en todo lo posible darles alimentos con glucosa.

  • Café
  • Aguacate
  • Ajo
  • Cebolla
  • Queso
  • Leche
  • Chocolate
  • Alcohol
  • Huevos crudos
  • Helados
  • Azúcar o dulces en general
  • Almendras
  • Granadas
  • Carne con huesos
  • Uvas

 

Como podemos ver existen varios tipos de métodos de alimentación para perros que debemos seguir dependiendo de su tamaño, raza, o estado físico. Es importante tomarnos en MUY en serio la dieta de nuestro perro para evitar futuros disgustos y problemas de salud, por lo que fijar con tu veterinario de confianza unos alimentos buenos para perros o productos que puede o no debe comer es primordial. ¡Saludos perrunos!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + 2 =