Dos perros salvan a su dueña de un incendio en Llíber

Los perros siguen hablándonos de su lealtad y también de su amor por nosotros, esta vez con la noticia de dos perros que han salvado a su dueña de un incendio que se iba a producir en el hogar donde todos estaban viviendo, en la localidad alicantina de Llíber.

Dos valientes perros salvan a su dueña en un incendio en la localidad alicantina de Llíber 

Dos perros salvan a su dueña de un incendio en Llíber

 

Entre los dos perros, lograron tomar la ropa y brazo de su dueña para quitarla de la cama, sabiendo que estaba dormida, para así salvarla de muchos daños, al poder alcanzarla las llamas, algo que ellos alertaron como un gran peligro.

Dominique ya se sinceró ante la prensa, reconociendo que “ellos me han salvado” Sus dos perros se llaman Llop y Lua, y son dos perros lobos checoslovacos, que han demostrado por ella su gran nobleza, amor y cariño. Fue Lua, quien comenzó a ladrar según el relato de Dominique, no haciéndole caso ella por pensar que se había puesto inquieta por algún ruido. Al ver que los ladridos de Lua no hicieron efecto, Llop tomó el brazo de Dominique, para llevarla fuera del dormitorio. Fue Dominique, entonces al salir, cuando descubrió que ellos estaban nerviosos y agitados, porque querían salvarla de las llamas, que ya habían entrado en casa. El incendio se creó en la noche, de madrugada, en la nave donde ella tenía su tienda de muebles y antigüedades.

Aunque la vida de Dominique se salvó, gracias a Llop y Lua, lamentablemente la casa no corrió la misma suerte, ya que al estar lejos del parque de bomberos oficial, tuvieron que acudir a otro que estaba más lejos, el del parque de Dénia, haciendo que los daños se fueran extendiendo. La nave, sin embargo, solo se dañó en la parte trasera, sin alcanzar la tienda.


La misma Dominique habló de los sentimientos de los perros, a quienes todavía pudo contemplar como nerviosos e inquietos por todo lo que había pasado. Y es que ella, seguro pudo notar la melancolía y preocupación que notó en ellos, haciendo que se vuelva a replantear si los perros pueden imaginarse lo que pasaría y tener pensamientos avanzados, al igual que nosotros. ¿Una historia increíble, verdad? ¡Suscríbete porque te hablaremos de muchas más pronto!

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece + seis =