Soñar con nuestros animales puede decir mucho de nosotros

El mundo onírico, o mundo de los sueños siempre nos ha intrigado a los seres humanos, porque revela una parte desconocida de nuestro subconsciente, e indaga en nuestros deseos y temores más profundos. Es por esto que desde siempre hemos intentado descifrar estos sueños, y entender cuál es el significado de lo que en ellos aparece.

Soñar con nuestros animales puede decir mucho de nosotros

En este caso, queremos centrarnos en dos tipos de sueños de lo más comunes, pero que guardan un poco más de trasfondo del que pueda parecer a primera vista: sueños con perros sueños con gatos.

Soñar con perros

Soñar con perros es algo bastante habitual, sobre todo si pensamos en lo común que eres verlos en nuestro día a día y, en muchas ocasiones, en nuestra propia casa, justo antes de dormir.

La figura del perro en los sueños tiene dos vertientes: una positiva, la del “buen chico” y mejor compañero del hombre; o la del perro malo que muerde y hace daño. Por tanto, el significado del dependerá de qué hacen los perros en el sueño.


Si soñamos con perros que nos atacan, el perro será una amenaza, lo que representa un sentimiento de culpabilidad por algo que hemos hecho en el pasado y que nos atormenta.

Si los perros en el sueño son pequeños, estos identifican a la persona soñadora como alguien sin personalidad o carácter.

Por otro lado, si los perros en el sueño nos persiguen, los animales representarán un comportamiento o instinto sexual que se encuentra oculto en nuestro interior y al cuál queremos darle salida.

Con un significado totalmente diferente, encontramos que si soñamos con un perro en una jaula, éste representará una sensación de dominio y control, sobre todo si está atado con correa o con cadena.

Soñar con gatos

Al soñar con gatos, de la misma forma que ocurre con los perros, el significado dependerá de lo que éste animal haga en el sueño. Lejos de supersticiones y otras creencias, lo cierto es que son diversos los significados que encontramos en los sueños relacionados con este animal.

Si soñamos que un gato nos ataca, irá implicado un estado de defensa y alerta ante una situación violenta, ya que es algo muy característico de estos animales.

Si por el contrario, soñamos que matamos o nos deshacemos de ellos, estos animales representarán aquello que nos presiona y acosa, y de lo que deseamos deshacernos en la “vida real”.

Por último, si soñamos que un gato nos araña, deberemos echar un vistazo a  nuestras relaciones sentimentales con la gente que nos rodea, ya que el gato en este caso representará la envidia y los celos.

Podemos ver que un mismo elemento, dependiendo del sueño, puede variar enormemente la interpretación que debemos hacer de él, y cómo afectará a nuestra vida una vez nos despertemos.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − siete =