5 métodos para ejercitar la mente de tu perro

Los perros necesitan ejercicio, eso es indudable, aunque cada individuo en su medida (según la edad, su salud, el clima, el lugar…). Pero el ejercicio físico debe complementarse con el ejercicio mental para que tu perro se mantenga siempre sano y, sobre todo, para que llegue mejor a la vejez. Por eso aquí te dejamos algunas ideas para dedicarle tiempo a ejercitar la mente de tu perro y sus habilidades básicas e innatas.

5 métodos para ejercitar la mente de tu perro

Ideas para ejercitar la mente (la tuya y la de tu perro, juntos)

  1. Propiocepción: el equilibrio perfecto en el control del cuerpo y la mente puede conseguirse con ejercicios de propiocepción. Debe empezarse de menos a más dificultad, para que el perro pueda avanzar con seguridad. Estos ejercicios proporcionan un aumento de autoestima al perro y mayor eficiencia en sus actividades.
  2. Jugar a buscar: la búsqueda de objetos en distintos escenarios es el juego por excelencia. En esta actividad el perro utiliza su principal sentido: el olfato. Puede jugar solo o en equipo. Además, el rastreo no solo trabaja el olfato sino que también mejora la capacidad de concentración del perro.
  3. Ejercicios de concentración: los ejercicios que implican precisión, como hacer ciertos trucos, suponen un cierto trabajo en equipo en el cual el humano guía al perro. No sólo aportan seguridad al perro, sino también confianza en su guía. 
  4. Perfeccionar lo ya conocido: aunque tu perro ya sea obediente y conozca algunos trucos, siempre pueden mejorarse. Complicar la situación como dar órdenes de espaldas o desde otra situación mejora la claridad y la calidad de la comunicación con el perro.
  5. Obediencia colaborativa: los deportes de obediencia son muy entretenidos y facilitan el trabajo de adiestramiento, mejorando, además, el vínculo entre perro y guía.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + quince =