Un hombre adopta a un cachorro creyendo que era un perro, pero…

Cuando un joven hombre de Tucson, Arizona, vio un cartel en el que se anunciaba que se regalaban cachorros no pudo contenerse y se acercó a ver a los perritos. Aunque no lo tenía pensado, volvió a casa acompañado.

Llamó al cachorro Neón y se hicieron inseparables, pero sólo durante unos meses. El pequeño can manifestaba comportamientos poco comunes para un perro, por lo que su dueño se vio obligado a consultar a un veterinario. Neón no era simplemente un cachorro.

neon-perro-1

A simple vista, se trataba de un perro mestizo muy juguetón y sano, con una cara muy tierna a la que nadie se podría resistir.

neon-perro-2


En poco tiempo Neón duplicó su tamaño y, a pesar de ser obediente por norma general, no podía parar de hacer marcajes de su territorio con orina.

neon-perro-3

Además, Neón acostumbraba a saltar la valla del patio trasero y escaparse para explorar el vecindario. Su dueño aumentó la altura de la valla, pero eso no suponía ningún impedimento para el cánido, siempre encontraba la forma para escapar.

neon-perro-4

 

Neón era sociable con otros perros, pero no interactuaba con ningún humano que no fuese su dueño, no se acercaba a nadie y tampoco aceptaba premios o comida de ningún vecino.

neon-perro-5

Así pues, tras el extraño comportamiento observado, su dueño decidió presentárselo al veterinario.

neon-perro-6

Nada más llegar a la clínica recibió una inquietante cuestión “Usted sabe que Neón no es un perro, ¿verdad?

neon-perro-7


Lo cierto es que Neón es un perro-lobo, lo que viene siendo un animal con unos comportamientos domésticos de perro, pero con el instinto de un lobo. Sus rasgos físicos también se corresponden claramente con el de los lobos: patas largas, garras, colmillos grandes, pelaje frondoso y ojos color ámbar.

El problema para Neón y su dueño es que las leyes de Arizona no permiten que un particular cuide de un perro-lobo sin formación y un permiso especial. Por este motivo Neón y su propietario han tenido que separarse.

A pesar de todo, no fue una despedida triste.

neon-perro-8

Actualmente Neón vive en una reserva natural en California, y ya ha hecho amigos, en especial, una preciosa loba con la que se ha emparejado.

neon-perro-9

Su viejo compañero está contento por haber podido cuidar unos meses de Neón, al que visita en la reserva cada vez que puede y observa cómo se ha adaptado a la perfección a la manada y a los cuidadores.

Fuente

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 + 5 =